21|9|2022

En Tucumán, la mesa de JxC no tiene ni grupo de WhatsApp y arde la interna

21 de septiembre de 2022

21 de septiembre de 2022

Alfaro y Sánchez no se hablan. El ámbito provincial está inactivo desde febrero. Nadie sabe cómo se aplicará el instructivo nacional para dirimir candidaturas.

TUCUMÁN (Corresponsalía Norte Grande) La mesa nacional de Juntos por el Cambio (JxC) formalizó las reglas de juego para dirimir las principales candidaturas para 2023, pero en esta provincia no se sabe quién las aplicará, porque la mesa local no se reúne desde febrero y no hay diálogo entre sus principales referentes, el diputado y jefe de la UCR, Roberto Sánchez, y el intendente larretista de San Miguel de Tucumán, Germán Alfaro, quienes aspiran a ser candidatos a gobernador por la oposición. Cada uno atiende su juego y ni siquiera existe un grupo de WhatsApp del espacio para coordinar el funcionamiento de la versión vernácula de la alianza.

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

Letra P dialogó con figuras de peso en el armado de las distintas fuerzas que integran la versión tucumana de JxC, quienes reconocieron que en las últimas horas sus partidos les comunicaron la modalidad para dirimir las candidaturas, pero hasta el momento hay silencio sobre la necesidad de revivir a la paralizada mesa local. "Por ahora, no hay nada de qué hablar. No están dadas las condiciones para la foto de todos alrededor de una mesa. Sí hay contactos de los partidos por afuera, pero nada formal. Se esperará unas semanas", admitió un dirigente radical del interior tucumano.

 

Consultada sobre la fecha tope del 15 de octubre para elevar a la mesa nacional de la coalición un informe sobre la situación en Tucumán, provincia en la que no rigen las Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias (PASO), la fuente boina blanca expresó que cada partido puede enviar su propio documento, pero no es una preocupación en el radicalismo, que piensa que el mejor candidato por la oposición es Sánchez.

 

"Esperemos que sea más temprano que tarde, los tiempos corren y nadie aún dice nada. Urge que se tome una decisión. Nosotros no vamos por candidaturas provinciales o por la intendencia de la capital tucumana, pero no hay que perder tiempo", señaló un referente del PRO local. Al mismo tiempo, en la Coalición Cívica-ARI (CC-ARI) admiten que hay malestar por la falta de reuniones de la mesa local. "Es incomprensible que no haya diálogo. Si de verdad hay voluntad para ganar las elecciones el año que viene, es preciso un encuentro", reclaman.

 

La alianza opositora tucumana está integrada por la UCR, el Partido por la Justicia Social (PJS) de Alfaro, el partido CREO (referenciado en la Sociedad Rural tucumana y sectores del empresariado), el PRO y la CC-ARI. En los últimos días de agosto, CREO realizó un acto en Yerba Buena, en el que presentó al ruralista Sebastián Murga como candidato a la gobernación, ocasión en la que estuvieron presentes el diputado ultraliberal Ricardo López Murphy, el funcionario del gobierno porteño Yamil Santoro y el legislador capitalino Roberto García Moritán.

 

"No sé quién tiene la responsabilidad de convocar a la mesa, pero es imprescindible que la reunión se concrete. Semana que pasa sin dialogar, semana que se pierde", señalaron en la fuerza que tiene representación parlamentaria nacional con la diputada Paula Omodeo.

 

En todas las trincheras coinciden con lo acordado por la mesa nacional porque desde hace dos meses, al menos, ya se estaba hablando de estas reglas internas para competir. Este lunes 19, como informó Letra P, la titular del PRO, Patricia Bullrich; y sus pares de la Unión Cívica Radical (UCR), Gerardo Morales; de la Coalición Cívica (CC), Maximiliano Ferraro; y de Peronismo Republicano, Miguel Ángel Pichetto; sentaron las reglas básicas para definir candidaturas: en caso de que no haya consenso para definir las postulaciones, se apelará al uso de encuestas independientes; y si aún no hay acuerdo, se celebrarán internas abiertas con los padrones de los partidos que integran la alianza y la participación de independientes que no posean afiliación a ninguna fuerza.

 

Para el hipotético caso de que la situación se salga de quicio y con el fin de evitar fracturas, la conducción nacional está habilitada para intervenir, tal como lo dejó por escrito en el documento del lunes. Esto es, que las candidaturas se resuelvan desde arriba. En medio de la parálisis de la mesa provincial y del teléfono descompuesto entre las máximas referencias de la alianza, el intendente Alfaro sigue regando su un estrecho vínculo con el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, con quien se alineó desde el año pasado. El último encuentro fue la semana pasada, cuando participó de la foto federal con la que el larretismo buscó mostrar músculo en la interna amarilla.