22|9|2022

A pesar del festejo de Massa, faltan U$S 500 millones para el piso del dólar soja

22 de septiembre de 2022

22 de septiembre de 2022

Si bien el campo liquidó más de 5.100 millones de dólares, por el programa totalizaron 4.555 millones. El ritmo se mantuvo, aún con la tensión por el cepo.

El ministro de Economía, Sergio Massa, festejó este miércoles que "faltando nueve días" el Gobierno cumplió "el objetivo previsto para el 30 de septiembre", que era alcanzar el piso comprometido por el campo de 5.000 millones de dólares de liquidación por la venta de soja. Si bien es cierto que las ventas se mantuvieron a ritmo constante, a pesar de las idas y vueltas por la comunicación A 7609, que le puso cepo para la compra de divisas en el mercado financiero a las compañías vendedoras bajo el programa dólar soja, en la tercera jornada de la semana el acumulado por ese concepto alcanzó los 4.555 millones.

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

Como asterisco al pie, si se toma en cuenta la totalidad de liquidaciones del campo, que significa sumar los 574,5 millones que se vendieron a la cotización oficial, el aporte fue de 5.129 millones, como indicó la Cámara Aceitera CIARA-CEC.

 

De esta manera, la tensión desatada entre el Gobierno y el sector chacarero, que incluso implosionó en el equipo económico, quedó en stand by. De mantenerse el ritmo, el campo le cumplirá la promesa a Massa esta misma semana, justo cuando el Hacienda  afronta dos pagos de vencimientos de deuda e intereses con el Fondo Monetario Internacional (FMI), que ponen en alerta a las tenencias del Banco Central. Según pudo saber Letra P de fuentes del mercado y de los exportadores, el ritmo de liquidación se permitirá sostener la calma financiera en torno a la acumulación de divisas.

 

El desempeño de las ventas al mundo de los productos primarios, incluso a un ritmo más acelerado que las últimas jornadas de la semana pasada, despejó los temores de una ralentización, luego del endurecimiento del cepo. Dentro del equipo económico que lidera Massa había discusión por las prioridades: se mantenían los beneficios a un sector que vendía, pero a la vez compraba dólares financieros; o se le ponía un cepo para evitar que esa doble ventanilla provoque un ensanchamiento de la brecha cambiaria que le provocaría daños a mediano plazo al propio BCRA, con alerta de devaluación de por medio.

 

Las exportadoras y los productores, de sostener el ritmo, tendrán una semana extra más allá del compromiso de los 5.000 millones de dólares acordado con Massa. Mientras que algunos sectores de la economía redoblan su descontento por los beneficios para los chacareros, el superministro aprovechará para generar un colchón para poder afrontar las obligaciones que tiene por delante en materia de vencimientos de deuda pública, en donde todavía le quedan dos meses exigentes para evitar el default que acecha de manera trimestral al país.

 

"Continuemos trabajando juntos Gobierno y sector agroindustrial para fortalecer las reservas y aumentar la participación del sector agroexportador argentino en la seguridad alimentaria global. Gracias a los que confiaron, sigamos trabajando los días que faltan", prometió Massa, en un mensaje que compartió por Twitter.

 

Este miércoles, el Gobierno pagó el primero de los dos vencimientos que tiene en septiembre. Fue por un total de 890 millones de dólares que afectaron a las reservas internacionales, que terminaron en 37.593 millones de dólares, unos 738 millones menos que las acumuladas el martes. En la tercera jornada de la semana, la entidad monetaria que preside Miguel Pesce compró 243 millones de dólares en el mercado, que le permitió acumular 2.781 millones en el mes. El campo, por el dólar soja, aportó con 351 millones.

 

El jueves tiene un pago más exigente. Serán 1.718 millones de dólares más que deberán salir de las tenencias nacionales, porque el desembolso de los 3.885 millones que debe realizar el FMI, luego de la aprobación de las metas del segundo trimestre, recién llegarán para los primeros días de octubre. Justamente en la primera semana de ese mes, se activará otro vencimiento con el organismo multilateral de crédito por 1.262 millones y, en las semanas siguientes, se completarán con otros dos pagos de 631 millones y 663 millones. De este modo, el BCRA deberá contar con 1.279 millones propios para llegar a diciembre sin default.

 

Todo este periplo de liquidaciones, desembolsos y vencimientos tiene como mar de fondo una tensión latente entre el oficialismo y un sector de fuerte peso en la Mesa de Enlace del campo: la Sociedad Rural Argentina (SRA) elegirá este jueves la continuidad de Nicolás Pino como presidente o su reemplazo por Alejandro Ferrero. El resultado de la contienda electoral, en donde se espera la recuperación de los votantes menguados en la anterior elección por las restricciones de la pandemia, afectará la relación con la Casa Rosada.

 

Si bien Pino es un dirigente agropecuario de perfil crítico del gobierno del Frente de Todos, mantiene vínculos de diálogo con la Secretaría de Agricultura, que conduce Juan José Bahillo. Mientras que Ferrero es considerado una profundización de la figura de halcón que tiene el actual presidente de la SRA. En la campaña electoral, la lista opositora apuntó contra la relación que mantiene el oficialismo de la entidad con el Casa Rosada, en medio de acusaciones de "connivencia" con el poder político.