22|9|2022

Moyano Jr. suma fracasos y lleva al SUTPA a militar la suba del peaje

22 de septiembre de 2022

22 de septiembre de 2022

Apoyó a Muerza en Comercio y perdió. Ahora busca fama liderando una pelea sindical insólita. Caja millonaria, interna massista y nuevo avance sobre Aubasa.

Buscando un lugar bajo el sol. Esa frase podría resumir la errante trayectoria de Facundo Moyano durante los últimos años. De aspirar a ser el representante de la juventud sindical ante el peronismo, un movimiento que le permitió estar sentado junto a Néstor Kirchner en su último y mítico acto del Luna Park en 2010, a imitador de las artes familiares para abonar internas en los principales sindicatos del país, el más chico del clan Moyano no dejó personaje por adoptar y ahora, en virtud de su rol en el sindicato del Peaje, se convirtió en lobista de la suba de tarifas y en acérrimo opositor al gobierno bonaerense de Axel Kicillof.

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

Alineado con Sergio Massa tras la ruptura familiar con el kirchnerismo en la década pasada, esa relación le valió acceder en dos oportunidades a una banca como diputado en el Congreso. Pasado un año y medio de su segundo mandato, en agosto de 2021, resolvió dejar su banca con críticas a la política económica oficial.

 

Los últimos pasos del derrotero del menor de los Moyano son la estrepitosa derrota de Ramón Muerza, el dirigente opositor que apoyó públicamente en las elecciones del Sindicato de Empleados de Comercio porteño, y la inmediata búsqueda de protagonismo en el conflicto que enfrenta al Sindicato Único de Trabajadores de Peajes (SUTPA) con el gobierno bonaerense por el manejo de Aubasa. La empresa que tiene como principal accionista a la Provincia y maneja la concesión de peajes en Buenos Aires se transformó también en una interna al rojo vivo en pleno corazón del massismo.

 

En las últimas semanas, la autopista Buenos Aires-La Plata se convirtió en el epicentro del conflicto con apertura de barreras y carteles contra Ricardo Lissalde, un dirigente del riñón de Massa, que preside la empresa estatal. Días después, Moyano se encargó hacer pública la pelea a través de las redes sociales colocando al gobierno de Kicillof como principal responsable de la "destrucción del sector", incluso por encima de las concesionarias.

 

“El problema de fondo es que tienen una tarifa insignificante, porque hacen populismo barato con la tarifa", sostuvo el hijo del camionero Hugo Moyano, en referencia al costo de los peajes en la autopista La Plata - Buenos Aires y el sistema de rutas de la Costa Atlántica (entre ellas la autovía 2 y la provincial 11). Para el exdiputado, las autoridades bonaerenses "le están subsidiando las vacaciones a los porteños, cobrando dos mangos por kilómetro transitado", por lo que reclamó una revisión de los cuadros tarifarios de los peajes en las autopistas provinciales.

 

La medida de fuerza había comenzado el miércoles de la semana pasada y desde ese momento estuvieron levantadas las barreras de todos los peajes de la Autopista La Plata-Buenos Aires y el SVIA, lo que generó pérdidas a la Provincia por unos 140 millones de pesos, a razón de 20 millones de pesos por día. Al frente de esta protesta estuvieron Florencia Cañabate, secretaria general de Sindicato Único de Trabajadores de Peajes y Autopistas (SUTPA), y Facundo Moyano, miembro fundador del gremio que sigue tallando en la organización

 

En rigor, detrás de la pirotecnia mediática, se esconde la disputa por el manejo del presupuesto de Aubasa, en la que el Sindicato del Peaje reclama una mayor injerencia del representante que el gremio posee en el directorio. Al mismo tiempo, mediante un proyecto de ley, busca que se estaticen las concesiones del resto de las autopistas metropolitanas y que, una vez que estén en manos de la Nación, el gremio que conduce tenga un porcentaje societario. 

 

Durante el gobierno bonaerense de María Eugenia Vidal, Facundo Moyano pactó el desembarco en el directorio de un representante del gremio lo que redundó, primero, en la designación de Alejandro Sehtman. Cuando éste asumió como jefe de Gabinete de Matías Kulfas en el Ministerio de Desarrollo Productivo, le dejó su lugar a Federico Sánchez, un hombre de confianza de Moyano Jr. en el SUTPA. Actualmente, ese cargo lo ocupa Diego Lasala, que también proviene del sindicato y quien opera como el principal crítico del gobierno provincial.

 

Tras su salida del Congreso, el sindicalista hizo público un proyecto en el proponía la creación de una empresa pública federal para controlar los peajes y el mantenimiento de las autopistas metropolitanas. Al igual que ahora en la puja con Kicillof, el objetivo es que el SUTPA, como representante del sector trabajador, se quede con al menos el 7% de las acciones de la compañía y designe el funcionariado jerárquico en el Directorio y líneas medias.