23|9|2022

Una foto de Larreta en River alteró la convivencia millonaria

22 de septiembre de 2022

22 de septiembre de 2022

Alto impacto de la imagen del equipo presidenciable en el club. Terminales amarillas y franja opositora, expuestas. El proyecto educativo deportivo, la excusa.

La foto incomodó a sectores del Gobierno, que lo leyeron en clave electoral: el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, precandidato presidencial en 2023, y la ministra de Educación, Soledad Acuña, precandidata a la jefatura o vicejefatura de la Ciudad en 2023, con el escudo de River de fondo y toda la dirigencia del club a su alrededor. ¿El motivo? El anuncio de un plan educativo que adecúa la currícula a las necesidades de los deportistas de alto rendimiento: RiverDar. Ni bien empezó a circular esa imagen, las llamadas y mensajes de WhatsApp con preguntas se aceleraron.

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

Dentro del club intentan relativizar la postal con la que terminó la presentación del martes en el SUM del estadio Mâs Monumental y desterrar cualquier posibilidad de alianza política. Reconocen que la imagen puede disparar decenas de interpretaciones, pero sostienen que se trata solo de un tema técnico de gestión y aclaran que la pluralidad de la comisión directiva “no se movió un centímetro”. 

 

“River está en la Capital, no en Córdoba; y la que homologa los títulos oficiales y certificaciones educativas es la Ciudad”, argumenta un dirigente allegado al presidente Jorge Pablo Brito, de histórica relación con el ahora ministro de Economía, Sergio Massa, una de las tantas herencias que le legó su padre Jorge Brito, fallecido en un accidente aéreo en 2020. 

 

Lo que incomodó en algunas oficinas del Gobierno, además, fue el nivel de asistencia. De un lado y del otro, no faltó nadie. Por River, además de Brito, estuvieron Matías Patanian (vicepresidente primero), Ignacio Villarroel (vicepresidente segundo), Stefano Di Carlo (secretario general) y miembros de la CD. Por el gobierno porteño, además de Larreta y Acuña, acompañaron Felipe Miguel (jefe de Gabinete), Manuel Vidal (jefe de Gabinete del Ministerio de Educación), y Carlos Retegui (secretario de Deportes). Nadie podía perderse el poder simbólico de esa foto.

 

Horas antes del paro docente de este jueves y con River como escenario, tanto Rodríguez Larreta como Acuña reforzaron su relato educativo pospandemia. “Para nosotros la prioridad es la educación. Por eso, es importante asegurar que los chicos puedan terminar la escuela”, afirmó el mandatario porteño.

 

La presencia de Larreta en River –o del sector de Juntos por el Cambio (JxC) que le responde– tiene a algunos dirigentes específicos con altos cargos dentro de la estructura de poder porteña y riverplatense. Uno es el titular de la Administración Gubernamental de Ingresos Públicos (AGIP), Andrés Ballota, que volvió a la tesorería del club tras cuatro años de intervalo. El otro es Agustín Forchieri, prosecretario en la gestión de Brito y exvicepresidente primero de la Legislatura porteña.

 

A diferencia de lo que sucede en Boca, un club en el que la grieta kirchnerismo versus macrismo campea desde hace años, River supo eludir ese binarismo a quemarropa y ofrecerse como un espacio dominado por el establishment en el que conviven las distintas fuerzas políticas nacionales. 

 

La presidencia de Brito, dueño del Banco Macro y vinculado a Massa, tiene el contrapeso de un sector de JxC (en el que Diego Santilli siempre talla) y también del peronismo, representado dentro de la comisión entre otros con el vocal Juan Albistur, hijo del histórico publicista político Pepe Albistur, amigo íntimo del presidente Alberto Fernández. A ese sector, por supuesto, la foto del posible candidato a presidente 2023 por la oposición con el escudo millonario de fondo no le causó ninguna gracia.

 

Validaciones, esa es la cuestión

No se dijo ni en la gacetilla de prensa del gobierno porteño ni en la publicación en la página oficial de River, pero esta iniciativa educativa surgió a partir de un problema real: la validación de títulos de las personas egresadas del Instituto River Plate. Ante eso, el secretario general del club, Di Carlo, diseñó una solución por arriba con este proyecto: resolver lo anterior y mejorar lo que viene.

 

Conociendo de cerca la problemática de deserción escolar de quienes se forman y entrenan en las divisiones inferiores del club, y también los contratiempos y ausencias escolares que generan las prácticas y viajes a torneos juveniles, el club y los ministerios porteños trabajaron en conjunto un programa acorde a estas necesidades. Lo explicó el club en un comunicado: “RiverDar es un Plan de Estudios destinado a chicas y chicos dedicados al deporte de alto rendimiento especialmente pensado para que ellos puedan estudiar y terminar el Bachillerato teniendo además de los contenidos generales materias específicas para su desarrollo profesional”.

 

En la presentación había un grupo de chicas y chicos de las divisiones formativas que será el primero en obtener el título con certificación de “Bachillerato en Educación Física, Alternativa A”, bajo el encuadre jurisdiccional en “Deporte de Alto Rendimiento" otorgada por el Ministerio de Educación porteño.