25|11|2022

La CGT se le planta a Espinoza: exige PASO para terminar con la lapicera

24 de septiembre de 2022

24 de septiembre de 2022

El gremio reclama “ser parte” de la discusión. El vínculo del sindicalista Cayuqueo con Cubría, la dirigente del Evita que quiere gobernar el distrito en 2023.

LA PLATA (Corresponsalía Buenos Aires) La normalización de la CGT Regional La Matanza, en mayo pasado, lejos estuvo de cortar de raíz las tensiones que arrastra el arco sindical del distrito más populoso del país y que van de la mano con las pujas intestinas en el seno del peronismo local. Bajo esa atmósfera, durante su último plenario, la cúpula de la delegación cegetista expuso su pretensión de “ser parte de la discusión política” en el distrito gobernador por Fernando Espinoza. “El intendente nos dio la reunión que pedimos en un primer momento y después no nos convocó más. Nos llaman siempre para una elección. Nos sentimos dejados de lado”, dijo a Letra P el titular de la CGT La Matanza y secretario General de la UOCRA en ese distrito, Heraldo Cayuqueo.

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

La tirantez entre el dirigente y el oficialismo municipal tiene un largo historial. En las Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO) de 2015 y bajo la escudería bonaerense de Aníbal Fernández, Cayuqueo enfrentó en la interna del Frente para la Victoria a Verónica Magario. En 2017, el obrero de la construcción lideró la boleta local del randazzismo. En 2019, presentó su lista para enfrentar a Espinoza, pero no pasó el filtro de la Junta Electoral del FdT. En 2021, fue uno de los impulsores de la propuesta del Frente Vecinal que buscaba desafiar internamente a la lista bendecida por el jefe comunal, pero nuevamente desactivó esa intentona la Junta Electoral frentista.

 

Cayuqueo vuelve a la carga para 2023: “Queremos que haya PASO. Son la mejor herramienta para dirimir candidaturas, democratizar a los partidos políticos y darle participación a cada compañero y compañera para que pueda incursionar en política”. Al pedir “abrirles el juego a todos”, con “dos o tres candidatos en cada localidad, en la provincia y en la nación”, el titular de la CGT matancera recordó la experiencia del año pasado, cuando, a diferencia del FdT, Juntos dirimió su interna en las primarias: “Les fue mejor a ellos que a nosotros, que nos cerramos en no dar PASO”, dijo y pidió “que no haya una lapicera y que nadie proscriba a nadie”.

 

También agitó una mayor participación sindical en las listas. Recordó que el movimiento obrero llegó a tener más de 30 diputados. Pese a todo, Cayuqueo evita dar definiciones respecto de su futuro –“serán los compañeros los que decidirán lo que es mejor para el movimiento obrero”, dice– pero sí parece haber empezado a tejer entre diversos armados del peronismo local.

 

Días atrás, participó de un encuentro de la corriente Patria Justa. “Soy una persona abierta al diálogo”, enfatizó el dirigente de la UOCRA que viene trabajando políticamente en sintonía con Patricia Cubría, referente local del Movimiento Evita y esposa del líder del espacio, Emilio Pérsico, que busca pelearle la comandancia del municipio a Espinoza. Cayuqueo y la CGT que entonces lideraba Ludueña empujaron en 2021 el sello del Frente Vecinal que, sin éxito, buscó jugar la interna del FdT en las últimas legislativas.

 

Cayuqueo (izq.) junto al titular de Fesimubo , Rubén "Cholo" García y la referente del Evita en La Matanza, Patricia Cubría.

Este año, se dieron algunos gestos de tregua. En abril, Espinoza le propuso a Cayuqueo integrar el PJ local comandado por Magario. Más tarde, hizo lugar al pedido de reunión de la CGT matancera post normalización. Pero, pronto, las cosas volvieron a tensarse.

 

Es que la normalización no significó la unidad. Buena parte de los gremios (cerca de 40) que integraban la CGT regional comandada por el textil Mario Ortíz acusaron no ser integrados en el esquema que puso a la cabeza a Cayuqueo, por lo que definieron seguir bajo el paraguas de una CGT paralelo que persiste bajo el liderazgo de Ortíz, exconcejal espinozista y hombre con llegada al jefe comunal. Tal es así que la CGT díscola no solo fue recibida por el intendente, sino que, además, el Ejecutivo les abrió las puertas para homenajear a Evita en el patio municipal y, días atrás, le concedió un stand en la Feria del Libro distrital.

 

Este último episodio disparó un comunicado de la CGT Regional avalada en Azopardo manifestando que la delegación “no tiene ningún tipo de relación, ni hubo invitación alguna por parte del municipio de La Matanza a participar de la Feria”. Cayuqueo definió lo sucedido como “una falta de respeto al movimiento obrero”.