29|11|2022

Se pica: Rubinstein contradice a CFK y defiende a las empresas

29 de septiembre de 2022

29 de septiembre de 2022

El viceministro se diferenció de la vicepresidenta y consideró que "la culpa del desorden cambiario y las altísimas brechas" no es del sector empresarial.

El viceministro de Economía, Gabriel Rubinstein, le quitó responsabilidad a las empresas en la formación de precios y contradijo así los reclamos de la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner, quien consideró que el aumento de la indigencia durante el primer semestre del año responde a una "inflación por oferta y no por demanda" y apuntó contra las alimenticias por sus márgenes de rentabilidad. 

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

"La culpa del desorden cambiario, las altísimas brechas, la obligación a financiarse a 180 días para importar, cupos, etc., etc., no la tienen las empresas. Aunque haya abusos normativos y corrupción. Es nuestra responsabilidad (Gobierno) que todo esto mejore. En eso estamos", sostuvo el segundo de Sergio Massa en su cuenta de Twitter.

 

El funcionario publicó su  mensaje un día después de la presentación del Presupuesto 2023 en la Cámara de Diputados y después que se conocieran los datos del INDEC sobre la pobreza y la indigencia que derivaron en el mensaje en reclamo de la exmandataria, quien resistió la llegada del viceministro a su cargo

 

"El Ministerio de Economía ha trabajado duro en todas las áreas de su competencia, pero es necesaria una política de intervención más precisa y efectiva en el sector y, al mismo tiempo, diseñar un instrumento que refuerce la seguridad alimentaria en materia de indigencia", escribió en la misma red social. 

 

Asimimo, Rubistein defendió el proyecto presentado este miércoles y afirmó que la meta de inflación del 60% prevista en el Presupuesto 2023 es "realista", e incluso pronosticó que el impulso monetario de origen fiscal sería compatible con una suba de precios del "40% anual". No obstante, remarcó que "el exceso de demanda agregada que provoca el déficit fiscal seguirá impulsando una alta inflación".

 

"Desde el Gobierno, actuaremos para mejorar el sistema cambiario, cuyo desorden facilitó suba de márgenes brutos empresariales exageradamente, y sobre los factores de inercia", señaló.

 

Al respecto, remarcó que "atacando la inercia inflacionaria y procurando una razonable caída de márgenes empresariales", la administración del Frente de Todos podrá "lograr que la inflación real se acerque a la teórica" y se podrá "bajar el Índice de Precios al Consumidor (IPC) del 90% al 60%". "Sólo un primer paso", enfatizó