03|12|2022

Fernández llega a Río Negro con el peronismo local partido y sin rumbo

29 de septiembre de 2022

29 de septiembre de 2022

El Presidente visita este viernes General Roca, el bastión de la familia Soria que está en plena disputa con La Cámpora por el PJ y el armado para 2023. 

GENERAL ROCA (Corresponsalía Patagonia) La anunciada visita del presidente Alberto Fernández a General Roca para inaugurar 62 viviendas divide al peronismo de Río Negro. Sumergido en una profunda interna entre la familia Soria y La Cámpora, el Partido Justicialista (PJ) local todavía no define el rumbo en una provincia donde el Frente de Todos (FdT) pasó de tener alta adhesión al rechazo en las urnas en la última elección de medio término, donde terminó tercero y no logró retener la banca que puso en juego.

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

La convocatoria organizada para Fernández en el municipio que encabeza María Emilia Soria la caratulan como “un hecho histórico”, aunque en el panperonismo la observan como la oportunidad para buscarle salida a la crisis de un espacio que sufre golpe tras golpe en cada cita electoral.

 

Actualmente, en medio de una guerra judicial, el PJ rionegrino quedó en manos del sector que encabeza el senador Martín Doñate, portavoz del camporismo en la provincia. Desde su llegada al Senado, construyó una relación muy cercana con Alberto Weretilneck, líder político del oficialismo provincial Juntos Somos Río Negro (JSRN) y favorito en las encuestas para ganar la gobernación en 2023. Esa jugada fue vista como “una traición más” por parte de la familia Soria, que maneja Roca –el segundo municipio rionegrino en importancia electoral– desde hace casi dos décadas, cuando el fallecido Carlos Soria se quedó con la intendencia.

 

En medio de ese posible acercamiento con tintes electorales entre el kirchnerismo duro y JSRN, y ante el intento de un acuerdo de unidad, una porción mayoritaria del PJ lanzó “Nos Une Río Negro”, la propuesta alternativa al FdT que incluye al Frente Renovador y a Nuevo Encuentro. Lo que queda del espacio, donde se cuentan el Movimiento Evita, el Frente Grande, el partido ParTe y algunos legisladores del bloque peronista leales al clan Soria, aspira a quedarse con el sello opositor a Weretilneck.

 

Como dato de última hora, al proyecto para suspender las primarias presentado por el diputado rionegrino Luis Di Giácomo (JSRN), en un claro gesto a un sector del Gobierno, se sumó el llamado a elecciones de congresales del PJ rionegrino para enero. El órgano partidario, hoy bajo el mando del ministro de Justicia y Derechos Humanos de la Nación, Martín Soria, irá a las urnas a finales del primer mes del año próximo por orden la justicia electoral. Este anuncio significa un claro retroceso en las relaciones de un partido mellado por las rencillas de antaño, que no puede salir de la espiral descendente en la que se sumergió desde 2019 a estos días.