05|12|2022

Elecciones en el Rojo, un choque de estilos para la sucesión de Moyano

02 de octubre de 2022

02 de octubre de 2022

Doman y Mazza aspiran a presidir Independiente tras la gestión del camionero. Paridad y una clave: cuánta gente irá a votar. Rudecindo, tercero en discordia.

Después de un largo periplo, de marchas y contramarchas, Independiente elige este domingo a las nuevas autoridades y, sea cual fuere el resultado, marcará el fin de la era Hugo Moyano en el club. Tras ocho años en la presidencia, el líder sindical se despide. Arrancó muy bien y terminó muy mal. Llegó en 2014 con el equipo recién ascendido a Primera, logró ordenarlo y estabilizarlo, consiguió terminar el estadio, realizó obras en el predio de Villa Domínico, ganó la Copa Sudamericana y fue reelecto por amplia mayoría en 2017. Sin embargo, cinco años después de ese apoyo contundente en las urnas, finaliza su gestión yéndose –de manera literal– por la puerta de atrás, asfixiado por una crisis institucional que hasta hace dos meses se evidenciaba en cada partido jugado en el estadio Libertadores de América. ¿Y ahora qué viene?

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

Los últimos triunfos en la Liga Profesional con Julio César Falcioni en el banco, más la convocatoria a elecciones luego de casi un año de postergaciones, calmaron los ánimos de una masa societaria que se movía entre la desaprobación y la furia. Sin el enojo a flor de piel, muchas personas que caminan el club vaticinan un resultado mucho más parejo que el que se presagiaba hace tres meses. “Ya no va a ser una goleada como en algún momento previmos”, le reconoce a Letra P alguien del espacio de Fabián Doman, el frontman de un armado amasado por el intendente de Lanús, Néstor Grindetti, y por el jefe del bloque del PRO en Diputados, Cristian Ritondo.

 

Del lado del oficialismo, más como mantra que como lema de campaña, repiten que nada del moyanismo –ni los éxitos ni los fracasos– les es propio, y remarcan que son la expresión de una autocrítica profunda que busca renovar la gestión. “Arrancamos de cero. ¿Qué nos diferencia con las otras listas? Tenemos un proyecto de asociación civil, no de sociedad anónima. Nadie de nuestro espacio viene a hacer la carrera política a partir de Independiente. Ya la tenemos hecha”, le remarca a Letra P Gustavo López, vicepresidente del Ente Nacional de Comunicaciones (Enacom) y candidato a vice primero.

 

Al frente de ese oficialismo reciclado se encuentra el economista Javier Mazza, un funcionario de perfil bajo durante los años de Daniel Scioli en la gobernación bonaerense. Detrás de él hay un compilado de personas vinculadas a las diferentes versiones del peronismo: el forjista López; el exintendente Baldomero "Cacho" Álvarez; alguien del entorno del ministro y también exintendente Jorge Ferraresi como Juan Manuel Gálvez; y el camporista y diputado provincial Emmanuel González Santalla son apenas algunos ejemplos en la lista. 

 

Todo está tan nacionalizado y partidizado entre “la Avellaneda peronista versus el Lanús macrista”, que la tercera lista que encabeza Claudio Rudecindo quedó relegada, al menos en la previa, a un segundo plano. Rudecindo cuenta con el apoyo del barrabrava Pablo “Bebote” Álvarez, algo que le traccionará algunos votos entre su fuerza de choque.  

 

La metáfora geográfica del conurbano no es casual: en los tres espacios coinciden en que la clave de la elección estará en toda la zona sur del Gran Buenos Aires. En Avellaneda, Lanús, Quilmes, Lomas de Zamora, Almirante Brown y Florencio Varela se concentra la mayor parte del padrón rojo. Es por eso que el espacio de Doman montó un call center que funcionará desde la primera hora del domingo para convocar a la persona asociada, que viva cerca de la sede, a que vaya a votar.

 

“Hay dos tipos de socios. Quienes van únicamente a la cancha, y quienes utilizan a diario las instalaciones del club”, detallan en el oficialismo. Saben que su fortaleza radica en ese segundo grupo. El voto bronca siempre se cristaliza en las tribunas y plateas.

 

Mesas y observaciones 

Hasta último momento, la elección estuvo atravesada por el aspecto legal que caracterizó un camino electoral plagado de idas y vueltas. La lista de Doman, el año pasado inhabilitada, volvió a tener observaciones que la ponían en duda. Sin embargo, como sabía que no había margen para repetir la historia, fue el propio Mazza quien levantó la bandera blanca.

 

“Más allá de las irregularidades que tienen las dos listas opositoras, y sobre todo la de Agrupación Independiente Tradicional, desde siempre le hemos pedido a la Junta Electoral que defina y oficialice las listas”, escribió internamente en su espacio, y agregó para no dejar dudas sobre su posición: “El escudo por sobre todas las cosas. Los partidos se ganan en la cancha, y las elecciones en las urnas”.

 

El freno que puso Mazza fue porque sabe que, más que beneficiarlo, el veto de la Junta terminaba de sellar su destino. “Ese amague del Tribunal Electoral volvió a prender la llama. La gente entendió que si no va a votar, esto sigue”, se envalentonan en la oposición. Hay una lectura que comparten: a Doman le conviene que vaya mucha gente a sufragar; a Mazza, que vaya poca.  

 

Más allá de los deseos interesados en una u otra parte de la contienda, este domingo ya hay algunos datos claros: 48.680 personas están habilitadas para votar entre las 9 y las 18 en la sede del club en Avenida Mitre 470. Habrá 54 mesas con 900 apellidos, y otra –la número 55– con 80. El escrutinio será simultáneo entre todas las urnas habilitadas, por lo que se estima que los resultados estarán entre las 19.30 y las 20.  

 

Haciéndole honor al rasgo político que la identifica, el trinomio Domán-Grindetti-Marconi desayunará y atenderá a periodistas en Pertutti –la confitería icónica propiedad de Fabio Fernández, extesorero en la gestión Moyano y ahora parte de la oposición– “como suele hacer el PRO en cada elección nacional”. El oficialismo, por su parte, esperará en el local que se ubica a la vuelta de la sede. En el atardecer del domingo, buena parte del mundo –o de la región– estará pendiente de los resultados de los comicios en Brasil. En esa manzana de Avellaneda, la elección que importará será otra.