14|11|2022

Modo halcón: Larreta cierra una semana de furia

30 de septiembre de 2022

30 de septiembre de 2022

El jefe de Gobierno se puso al frente de las críticas por las tomas de colegios, la situación en Villa Mascardi y el campamento de organizaciones sociales.

El jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, busca potenciar, desde hace tiempo, su imagen de dirigente intransigente respecto de algunas cuestiones troncales de la narrativa PRO: Justicia, Educación y "el respeto a las instituciones" suelen ser parte de ese repertorio que en los últimos días apareció recargado de la mano de la toma de colegios, el campamento de las organizaciones sociales en la 9 de Julio, frente al Ministerio de Desarrollo Social de la Nación, y el conflicto con la comunidad mapuche en Villa Mascardi, Río Negro.

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

Inmerso de lleno en la interna presidencial del partido amarillo, en la que compite con la titular de la fuerza, Patricia Bullrich, y con el exmandatario Mauricio Macri, la coyuntura del país y de la Ciudad lo empujó a endurecer más discurso para mostrarse inflexible en temas de importancia para su administración y para la construcción de su candidatura nacional.

 

En cuanto a las tomas, por la mañana del viernes Larreta salió con los tapones de punta contra los centros de estudiantes que llevan adelante esas medias de protesta desde hace una semana, a los que les imputó "extorsión". “Algunas escuelas de la Ciudad están siendo tomadas por un grupo muy chico de estudiantes que, apoyados por adultos irresponsables, les están quitando el derecho a estudiar a casi cinco mil alumnos”, manifestó.

 

“No vamos a dialogar con quienes anulan el diálogo. Con las escuelas que ya volvieron a su actividad habitual, retomamos el diálogo que siempre tuvimos, pero con las que mantengan la toma vamos a ser inflexibles. No hay diálogo ante la extorsión. No vamos a permitir que pequeños grupos marquen el ritmo de la educación”, agregó.

 

En la génesis del conflicto, Larreta y la ministra de Educación, Soledad Acuña, procuraron dejar bien en claro la postura oficial de que primero se debe levantar la toma para luego avanzar en cualquier tipo de negociación. Algo similar sucedió con el conflicto mapuche en Villa Mascardi. “Es frustrante que el gobierno nacional no haga nada para cuidar a los argentinos, especialmente cuando decide no ocuparse de cuatro pilares básicos como la institucionalidad, el trabajo, la educación y la seguridad”, dijo.

 

La decisión de salir a enfrentar abiertamente a la administración del presidente Alberto Fernández tampoco es aleatoria. Mientras espera que llegue marzo de 2023 para confirmar oficialmente su postulación a la Casa Rosada, Larreta buscó esta semana pasar a la ofensiva dentro de Juntos por el Cambio (JxC). 

 

En su entorno consideran que septiembre fue uno de los peores meses, si no el peor, en su carrera a la presidencia. La entrada en escena de Macri en un rol de candidato que desmiente cada vez que le preguntan, incluso cuando lo hacen funcionarios del riñón del jefe de Gobierno, descolocó un poco a Larreta puertas adentro del PRO.

 

Por ese motivo buscó darle más músculo a su campaña con los eventos de Tres de Febrero, en el que lanzó su escuela de dirigentes en la provincia de Buenos Aires, y la foto con representantes del PRO de todo el país. A la par, diferentes emisarios del jefe de Gobierno se encargaron de dejar en claro, en la última semana, que su forma de resolver conflictos va a seguir siendo evitar las confrontaciones directas por el hecho de buscar parecer firme.

 

“No vamos a movernos de nuestra forma de ser, salvo en cuestiones troncales”, sostienen en la sede municipal de la calle Uspallata ante la consulta de Letra P por las últimas declaraciones de Larreta. Sin decirlo abiertamente, en la Ciudad calientan motores para mantener el protagonismo en términos políticos de cara al mini Davos que organiza el jefe de Gobierno para dentro de tres semanas con el foro mundial de alcaldes.