06|12|2022

Pedidos ya: Kicillof escucha a intendentes del FdT y agenda obras para 2023

30 de septiembre de 2022

30 de septiembre de 2022

El gobernador toma nota y boceta el proyecto que enviará a la Legislatura. División de roles para la dupla López – Insaurralde. Supervisión y teléfono abierto.

LA PLATA (Corresponsalía Buenos Aires) El gobernador de la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof, levanta pedidos y anota en el cuaderno: intendentes e intendentas del Frente de Todos (FdT) desfilan por su despacho, en La Plata, con requerimientos de obras, insumo central para el caldeado 2023 que se avecina. La lista le sirve al gobernador para terminar de confeccionar el proyecto de Presupuesto que enviará en noviembre a la Legislatura, para el cual la oposición ya cursó sus exigencias.

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

Bajo la supervisión del mandatario, la confección de la denominada Ley de leyes está a cargo del ministro de Economía, Pablo López. La negociación con la oposición para su tratamiento estará a cargo del jefe de Gabinete, Martín Insaurralde. Si bien hay esperanza de que sea sancionada, en el ejecutivo temen que la interna entre halcones y palomas que tiene en ebullición al PRO complique los acuerdos por falta de interlocutores válidos.

 

Hace semanas que Kicillof inició la rueda de reuniones con los intendentes y las intendentas del oficialismo para repasar lo que queda pendiente de 2022 y recibir los pedidos, principalmente de obra pública, para 2023. Deberá incluirlo en el texto que enviará al Parlamento y que ya garabatea López. De la mayoría de los encuentros participa, también, el ministro de Infraestructura, Leonardo Nardini, responsable de la obra pública provincial.

 

A diferencia de los encuentros con la dirigencia del conurbano, que se realizan en La Plata, con los intendentes del interior Kicillof aprovecha sus viajes. Se reúnen antes o después de algún acto e incluso en el vehículo oficial del gobernador, mientras se traslada de un lugar a otro. El propio Kicillof toma nota en el cuaderno que lleva a todos lados.

 

Kicillof aguarda la aprobación del Presupuesto que la administración central envió al Congreso para cerrar el propio, ya que mucho de lo que se plasme en la provincia está atado a los recursos y programas que destine la nación. El mismo seguirá, además, los lineamientos ya marcados en el Plan 6x6 anunciado hace casi un año y que traza el rumbo de la gestión por seis años, los últimos dos del corriente mandato y lo de un eventual segundo tiempo si es que logra la reelección.

 

Como ocurrió el año pasado, será Insaurralde quien lidere las negociaciones con la oposición. Sin embargo -señala una fuente del ejecutivo-, “el teléfono de Axel estará abierto para quien lo requiera”. Si bien hay confianza en que la iniciativa tenga el aval de la Legislatura antes de fin de año, en el oficialismo surgen dudas respecto de quién encabezará las negociaciones en representación de Juntos. El FdT prende velas para que no se repitan los desencuentros dentro de la coalición opositora que entorpecieron la discusión del Presupuesto anterior y que desembocaron en el portazo del intendente de Lanús, Néstor Grindetti, a la mesa de conversaciones porque -arguyó parte de la dirigencia cambiemista- no representaba a todas las partes.

 

Entre otros, por el despacho del gobernador ya pasaron Andrés Watson (Florencio Varela), Lucas Ghi (Morón), Federico Achaval (Pilar), Gastón Granados (Ezeiza), Alberto Descalzo (Ituzaingó), Juan José Mussi (Berazategui), Mayra Mendoza (Quilmes), Karina Menéndez -acompañada por el titular del Bapro, Gustavo Menéndez (Merlo); el diputado provincial e intendente en uso de licencia Mariano Cascallares (Almirante Brown) y Fabián Cagliardi (Berisso). Los encuentros continuarán las próximas semanas.

 

Por el momento, esta mecánica se limita a las intendencias conducidas por el oficialismo. En julio, Kicillof tuvo dos encuentros que aglutinaron a la dirigencia de la oposición, uno con los del radicalismo y otros, con los de Propuesta Republicana (PRO). El primero fue más ameno; allí se discutieron solo las obras y fondos del año en curso.

 

Como contó Letra P, los intendentes de la oposición ya tienen los primeros pedidos para el Presupuesto 2023. Durante la negociación, exigirán que el Fondo de Infraestructura Municipal (FIM) sea incorporado formalmente a la iniciativa, que tenga una cláusula de actualización por inflación y que se cambie el sistema de su funcionamiento para evitar dilaciones en el envío de fondos.