11|11|2022

Una docena de nombres, la concurrida interna de Juntos en Paraná

30 de septiembre de 2022

30 de septiembre de 2022

A la alianza opositora le sobran aspirantes a recuperar la capital entrerriana tras la experiencia fallida de Varisco. Las cartas top para pulir la lista.

PARANÁ (Corresponsalía Entre Ríos) Más de una docena de nombres forman parte del menú de Juntos por Entre Ríos para pelear por la intendencia de esta ciudad, una empresa complicada para el espacio por el antecedente de la gestión del radical en Cambiemos Sergio Varisco, que terminó la gestión a los tumbos con huelgas de trabajadores municipales que no recolectaron la basura por casi un mes y un proceso judicial por vinculación al narcotráfico.

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

El amplio espectro de candidaturas puede dividirse entre quienes se apoyan en el diputado Rogelio Frigerio, a priori el favorito para ganar la gobernación en 2023, y quienes bancan al radical Pedro Galimberti, hasta ahora único contricante interno del exministro del Interior. También, en rigor, debe mencionarse cuáles son los nombres en danza para negociar otros lugares y cuáles tienen espalda suficiente para, al menos, llegar a una interna.

 

En el campamento de Frigerio se anotan Ayelén Acosta, Emanuel Gainza, Leandro Brasesco, Marcelo Quiroga, Eduardo López Segura, Roberto Sabbioni, Ricardo Gutiérrez, Hugo Gemelli, Fernando Sibulofsky y Silvia García. En tanto, en el planeta Galimberti orbitan Jorge Izaguirre, Gustavo Curvale y, con más independencia, Lucía Varisco, diputada provincial e hija del exintendente Sergio Varisco.

 

De ese pelotón, Acosta y Gainza son los que corren con ventaja, recostados los dos en las relaciones políticas y en el trabajo territorial. Debemos escribir aquí también el apellido Brasesco, que suma su reconocimiento como radical a la potencia que pueda darle Lousteau. Por último, Varisco intentará recoger los votos radicales disgustados con el PRO y los de su padre.

 

Cada cual atiende su juego

“Voy a ser candidata”, dijo Acosta en la última reunión con sus equipos técnicos, enunciando por primera vez en público lo que ya decía en privado. Esta diputada provincial, que como muchos dirigentes del PRO se formó en la política en Vicente López con Jorge Macri, se dedica a los temas vinculados a seguridad, con posicionamientos similares a los esbozados por Patricia Bullrich.

 

Una halcón auténtica, a la par de su simpatía por la presidenta del partido amarillo acompañó en sus visitas a la ciudad a Horacio Rodríguez Larreta y a María Eugenia Vidal. Walter Klix, su pareja, fue director nacional de Lucha contra el Narcotráfico junto a la entonces ministra Bullrich y hoy, además de ser uno de los armadores de Frigerio, trabaja en la candidatura de Acosta.

 

Gainza, por su parte, fue concejal durante la gestión de Varisco y luego le peleó la interna, donde fue derrotado por el caudillo radical que a su vez terminó perdiendo ante Bahl. Este joven dirigente del PRO nunca ocultó sus ganas de ser intendente y trabaja 24x7 en ese sentido. Se le reconoce trabajo en los barrios, un punto históricamente flojo en el partido amarillo. Leyendo los últimos movimientos, puede decirse que tiene preferencia por Larreta aunque no tomará postura en una eventual interna nacional. También acompañó a Bullrich y a Vidal en sus visitas a Paraná. Supo sumar, en el último tiempo, el acompañamiento de radicales como Atilio Benedetti, que comanda una línea importante, aunque en declive, del centenario partido.

 

Brasesco comparte un espacio con Acosta y Quiroga denominado Juntos por Paraná y, en principio, acordaría con ellos unificar esfuerzos en una sola candidatura. Mientras tanto, recorre la ciudad como el embajador de Martín Lousteau. Tiene prosapia radical y con ella intenta recuperar para sí los votos del partido pero sin la necesidad de hacerse cargo de los fracasos del pasado reciente. Sus mejores armas: El apoyo del senador nacional y la capacidad de rosca del espacio.

 

Varisco pudo probar, en la elección de 2021 donde fue candidata con el sello del Partido Fe (por fuera de Juntos), que aún tiene parte de los votos que quedaron de su padre. De ahí la incógnita respecto de por dónde dará pelea. Lo seguro es que de hacerlo dentro de JxC, será bajo el paraguas del precandidato radical. Izaguirre y Curvale son otros dos radicales con recorrido por el partido pero con poco conocimiento en la ciudadanía, por lo que su suerte está atada a lo que suceda en este espacio y a lo que haga, en última instancia, Varisco.

 

El pelotón

Quiroga, de origen radical, hoy promueve ideas más bien liberales mientras se propone como un hombre que puede dialogar mano a mano con el empresariado. Es también dirigente sectorial de la gastronomía y el turismo.

 

Sabbioni, Gutierrez y García expresaron que quieren jugar. Los tres vienen del varisquismo y hoy luchan por ser los candidatos radicales del frigerismo. López Segura tiene un recorrido más bien volátil por la política, puesto que pasó por el macrismo, tuvo su momento en el massismo y hoy, con un partido vecinal, volvió a Juntos. El caso de Sibulofsky es particular, viene del PJ llegando a integrar gestiones peronistas y hasta ser precandidato; hoy dice que es el único peronista que banca al hombre fuerte del PRO en la provincia. Gemelli, en tanto, el último cargo público que tuvo fue durante la gobernación de Sergio Montiel, desde entonces se dedica a la abogacía.