11|11|2022

Dólarsojamanía: hacen fila para reclamar una cotización preferencial

09 de septiembre de 2022

09 de septiembre de 2022

Arroceros, arandaneros y productores de cítricos también piden trato especial. Impacto negativo en otras cadenas de valor, como la porcina.

PARANÁ (Corresponsalía Entre Ríos) Ahora todo el mundo quiere un “dólar preferencial”. Es una forma amable de pedir una devaluación que haga más competitivas las exportaciones. El Gobierno abrió la posibilidad de reclamos más airados cuando, este último domingo, Sergio Massa anunció un tipo de cambio a $200 para el complejo agroexportador de soja.

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

Como contó Letra P, la Asociación Citrícola del Noroeste Argentino (ACNOA) pidió un dólar competitivo para los limones tucumanos. En espejo, en el litoral se dan situaciones similares con los cítricos dulces, con el arroz y los arándanos. Además, la medida anunciada por Massa provocó, según cuentan los productores, inequidades en otras cadenas de valor, como el sector porcino o el tambero. Todo ello producto de la diferencia entre el valor de la soja para exportar respecto de la que se vende (o el precio en que debería venderse) en el mercado interno para producir, por ejemplo, alimento para los cerdos, los pollos y las vacas.

 

“Esta actividad lo súper necesita. El atraso cambiario la pone en una situación muy difícil para exportar. Por ello elevamos el pedido al Ejecutivo y esperamos una respuesta”, dice Santiago Caprarulo, director ejecutivo de la Cámara de Exportadores de Citrus del Noreste Argentino (CECNEA) y vicepresidente de la Federación Argentina de Citrus (FederCitrus), ante la consulta de este medio por un pedido de un dólar preferencial para su actividad. Explica que “la campaña exportada va de junio a septiembre (inclusive), aunque los cobros se demoran” y por ello están, según entiende, “a tiempo de aplicar alguna corrección”.

 

Los productores de mandarinas y naranjas no son los únicos que en esta provincia solicitan beneficios. “Reconozco que la situación del país es muy mala y las medidas que necesitamos no son las que se pueden tomar”, se ataja Jorge Paoloni, productor arrocero y dirigente sectorial de esa actividad, pero, ante la consulta por el tipo de cambio, plantea que el sector espera “propuestas para incentivar la producción”, en referencia a un dólar más alto.

 

“Para las economías regionales y para el desarrollo del interior sería muy bueno que se cerrara la brecha entre el dólar oficial y los paralelos para que pudieran seguir sosteniendo la producción, generando mano de obra y más divisas de la exportación”, esgrime Alejandro Pannunzio, presidente de la Asociación de Productores de Arándanos de la Mesopotamia (APAMA) ante Radio Costa de Paraná y explica la urgencia del pedido: “Producimos fundamentalmente en octubre y noviembre, cuando se concentran las mayores exportaciones del sector. Entonces, que nos tocaran los beneficios fuera de esos meses no nos serviría”.

 

Sebastián Bouzada, presidente de la Cámara de Productores Porcinos de Entre Ríos (CAPPER), explicó a este medio otras de las implicancias del dólar soja. “Los subproductos de la soja son nuestro principal insumo en una granja, componiendo el alimento entre un 70% y 75% de los costos. El alimento principal, que es harina y expeller de soja, subió al doble. Lo que significa entre un 10% y un 20% más de costos”, resume.

 

Tamberos de la zona del departamento Paraná y Diamante hicieron comentarios similares. Se está dando un incremento relativo de los precios de los alimentos de los animales que no puede trasladarse inmediatamente al valor de su producción.

 

Pablo Sánchez, presidente de la Cámara de Biopymes de Entre Ríos (CABIOPER), que agrupa a productores de harina, expeller y aceite de soja, planteó resumidamente el problema. “Esta medida tiene repercusiones colaterales porque a nosotros nos dicen que el mercado interno tiene que trabajar con la pizarra vigente anteriormente. Ahora, ¿cómo compramos soja a $50.000 cuando en la vereda de enfrente el exportador está ofreciendo $70.000 por el mismo producto?”, se pregunta ante Letra P. “Entonces, eso es inviable. No podemos comprar y, si de todos modos compramos y trasladamos ese precio al expeller de soja, los productores de cerdos no pueden comprarlo porque modifica su esquema de costos”, explica.

 

El dólar soja abrió una caja de reclamos de difícil respuesta. Validar otros tipos de cambio generaría más distorsiones, responder rápidamente a todas las economías regionales se torna complejo. Mientras tanto, el secretario de Agricultura, el entrerriano Juan José Bahillo, planteó que tiene “una agenda a desarrollar para que todos los sectores productivos tengan en sus manos herramientas para expresar su máximo potencial”, aunque no dio las precisiones que le exigen. Aclaró, sí, que existen “otras medidas pensadas, que no tienen que ver con la mejora del dólar, pero si con la mejora de la competitividad de las economías regionales”.