23|6|2022

Deseo y realidad: los cepos que complican la colecta de Fernández en Europa

10 de mayo de 2022

10 de mayo de 2022

El jefe de Estado busca dólares y ofrece a la Argentina como socio de la UE. Controles oficiales e incertidumbre política embarran la cancha. ¿Trenes que pasan?

Pasada la etapa de refinanciación de los diferentes tramos de la deuda pública y mientras en casa se dirime una feroz interna en el Frente de Todos respecto del modelo económico, el Gobierno trata de concentrarse en su nueva agenda: la búsqueda de dólares a través del fomento de las exportaciones y de la captación de inversiones productivas. Sin embargo, ese anhelo, eje de la gira del presidente Alberto Fernández de esta semana por España, Alemania y –se confirmó este martes– Francia, tropieza con la vigencia de trabas y controles que ahuyentan al capital extranjero.

 

A las entrevistas con el presidente del Gobierno español, el socialista Pedro Sánchez, y con el rey Felipe VI, el mandatario argentino sumará encuentros con empresarios, rutina que repetirá en el resto de la gira. En Francia, lo recibirá Emmanuel Macron.

 

Fernández, que este miércoles viajará a Berlín, le dijo a Sánchez, durante la charla de una hora que mantuvo con el español en el Palacio de la Moncloa, que “Vaca Muerta puede ser un proveedor de gas natural para España y la región” europea en momentos en que esta intenta desvincularse de los hidrocarburos rusos por la guerra en Ucrania, según reveló el canciller Santiago Cafiero. Este forma parte de la delegación junto a la secretaria de Relaciones Económicas Internacionales, Cecilia Todesca; los secretarios de Asuntos Estratégicos, Gustavo Beliz, y general de la Presidencia, Julio Vitobello, y la portavoz Gabriela Cerruti. Albertismo al 100%.

 

Datos duros

De acuerdo con cifras de la Cámara Argentina de Comercio y Servicios (CAC), el intercambio repuntó el año pasado tras dos años de retracción: se elevó 62,2% respecto del ejercicio precedente –año de confinamiento sanitario– para totalizar 2.932 millones de dólares.

 

En 2021, las exportaciones nacionales fueron de 1.849 millones de dólares, básicamente harina y pellets de extracción de aceite de soja (39,7%), camarones y langostinos (19,7%), aceite de soja (6,8%) y biodiésel (3,3%).

 

Mientras, el país importó por 1.084 millones de dólares, sobre todo combustibles refinados, brea, barcos de pesca y manufacturas de corcho aglomerado.

 

El saldo fue superavitario para la Argentina en 765 millones de dólares, el mayor desde 2012.

 

Sin embargo, de acuerdo con el INDEC, España, puerta de entrada a la Unión Europea, no figura entre los principales socios comerciales del país y el comercio bilateral “aún se encuentra un 33,9% por debajo de su máximo nivel histórico, alcanzado en 2011, con 4.438 millones de dólares", dijo la CAC.

 

Por otro lado, España es el segundo inversor extranjero en la Argentina, con apuestas que, tras los grandes proyectos enmarcados en las privatizaciones de la década de 1990, en los últimos siete años se concentraron –según un informe de la Cancillería– en comercio minorista, turismo, software y finanzas.

 

Actualmente están radicadas en el país unas 300 empresas españolas que generan más de 100 mil empleos directos, pero las posibilidades de expansión no son alentadoras, añade el trabajo.

 

Madrid tiene en marcha un Plan de Acción para la Internacionalización de la Economía Española 2021-2022 que dispondrá de un fondo de 4.600 millones de euros hasta fin de año para facilitar inversiones. El problema es que la Argentina hoy no es vista como un destino atractivo por compañías que, en caso de planear desarrollos en el país, deberían convertir sus fondos en pesos al tipo de cambio oficial y, luego, encontrarían limitaciones para repatriar utilidades. Al hecho de que el cepo impediría que el dinero entrante, eventualmente saliera, se suman, como reclamos frecuentes, regulaciones que las firmas consideran excesivas –especialmente, las tarifas de servicios públicos–, una inflación en crecimiento y ruidos políticos que no hacen más que enturbiar el panorama.

 

De acuerdo con la edición 2022 del Panorama de Inversión Española en Iberoamérica, elaborado por IE University para la aerolínea Iberia, los nuevos proyectos privados se concentrarán en México, Brasil, Chile, Uruguay, Paraguay, Colombia, Perú, Ecuador, Bolivia, Panamá, Costa Rica, Guatemala y República Dominicana. Mientras, Argentina se encuentra en un lote minoritario de mercados en los que las compañías solo planean “mantener” sus intereses.

 

Fuente: Panorama de Inversión Española en Iberoamérica.

De la mano de lo anterior, el país se ubica entre los de peor desempeño económico esperado.

 

 

Fuente: Panorama de Inversión Española en Iberoamérica.

El ministro de Economía, Martín Guzmán, tiene en elaboración un esquema para eximir del cepo a las nuevas inversiones en proyectos de extracción de gas y petróleo en Vaca Muerta, así como otros de infraestructura energética. Si ese mecanismo es fundamental para que la ventana internacional provista por la guerra no se cierre sin provecho, su extensión a otros sectores resulta crucial para la captación de inversiones extranjeras directas que aporten divisas, actividad y creación de puestos de trabajo en un contexto de restricciones cambiarias que, dada la coyuntura nacional, han llegado para quedarse por un buen tiempo.